Aruba Airlines suspende vuelos a partir del viernes despidiendo a muchos empleados

La falta de interés de parte del gobierno por llegar a una solución bien reglamentada para permitir ciertos vuelos desde Venezuela, está causando una situación muy seria para diferentes compañías que operan en el aeropuerto. No solamente son Aruba Airlines y W Aviation los afectados, causando una situación seria y el peligro de desempleo para sus empleados.

El cierre de la frontera está causando que muchos empleados deban ser retirados, y que dos compañías grandes en el aeropuerto, con más de 250 empleados, se vean en problemas. Los empleados se están desesperando. Quieren paralizar las operaciones porque sienten que el gobierno no está prestando oído al asunto con la seriedad que lo requiere y, como consecuencia, sus sustentos de trabajo peligran.

Han tenido mucha paciencia, pero ya no pueden seguir esperando. Ahora más que nunca, cuando se anunció que, ni de transito podrían pasar por Aruba, procedente de Venezuela. La compañía no puede seguir cubriendo el gasto de personal.

Ambas compañías cuentan con muchos empleados que trabajan en las rampas, y están evaluando paralizar sus labores. Esto significa que los aviones que lleguen desde otras destinaciones, tampoco serán atendidos y permanecerán en la rampa con todas las maletas y otros asuntos que son manejados desde que aterrizan hasta que vuelven a despegar.

Las dos compañías prestan sus servicios a todos los aviones comerciales que aterrizan en Aruba. Por su parte, Aruba Airlines suspende, a partir de este viernes, sus vuelos, incluyendo entre las islas ABC. Cuentan con 200 empleados que probablemente deberán ser despedidos, mientras que W Aviation también tiene una cantidad considerable de empleado aun cuando sus operaciones han disminuido en un 60% por la prohibición de vuelos desde Venezuela.

El gobierno es el responsable de esta situación. Después de haber acordado, y aprobado en el Consejo de Ministros, enviaron una carta a ambas compañías informándoles de que se les permitiría ciertos vuelos. Ahora la Primera Ministra dice desconocer tal carta y que la frontera permanecerá cerrada.

Obviamente, esto causa un problema serio. Son muchos los vuelos desde Venezuela que se manejan; no son solamente los de Aruba Airlines, o los que aterrizan en W Aviation. Mientras que ya se ha retirado a muchos empleados de la rampa, aun hay muchos que perderán su trabajo. Por esta razón, los empleados amenazan con paralizar las operaciones en el aeropuerto si el gobierno no reconoce la seriedad del asunto.

Comentarios

Comentarios