Condenan a capitan a 18 meses de prisión por contrabando de personas

Ruzben del Valle Gomes Carrasquero, José Antonio Silva Castro y Diego Fernando Giraldo Ríos, estaban todos en el bote que entró en aguas territoriales arubeñas el día 9 de julio de 2018, con la intención de dejar a un supuesto grupo de 6 ilegales en la costa de Aruba. Ruzben era el capitán del bote, a quien los pasajeros le pagaron 300$ para tratar de llegar Aruba, mientras que José Antonio era su ayudante y Diego era un cliente que le hizo el favor a una persona de traer un bolso con ropa.

Pero no se trata de cualquier bolso con ropa, era ropa bañada en cocaína, la cual la habían transformado en liquido. Cuando los expertos realizaron el cálculo de lo que había en droga, resultó que era un poco mas de 2 kg. Según Ríos, en ningún momento el supo que se trataba de droga. Un hombre que él conoce como Humberto, le pidió para hacer el favor de llevar la ropa a un grupo que viajó un día antes a bordo de un bote clandestino.

Supuestamente en la costa lo estaría esperando un vehículo blanco. Le tenía que entregar la ropa y él a su vez lo llevaría a su destino. Con este favor Humberto completaría el pago de viaje Aruba, donde trataría de encontrar trabajo para mantener a su familia.

El capitán no habló mucho durante el caso. Dijo que no estaba en conocimiento de que la ropa estaba bañada en cocaína, pero hay declaraciones que indican que él le dijo a su ayudante para que vigilara el bolso con ropa que Ríos traía consigo.

El fiscal principalmente le mostró al capitán que lo que él hizo fue sumamente peligroso, colocando en riesgo la vida de 6 personas. Navegó un bote que no tenía ningún sistema de navegación, para traer personas de una forma ilegal Aruba. Si el motor se dañara, no habría ninguna forma de comunicación para solicitar ayuda y se hubieran quedado flotando sin saber si obtendrían ayuda.

Por este motivo pidió 2 años de prisión para el capitán Ruzben y su ayudante José Antonio; y para Rios quien poseía la droga, aunque él decía que no sabía de su existencia, el fiscal pidió 12 meses.

El juez no necesitó tiempo para pensar y dictó sentencia al momento, manteniéndose en la norma de la Corte Suprema. Quedó aprobada la acusación de contrabando de personas, diciendo el juez  que “es algo sumamente peligroso ya que puede costar la vida de las mismas”. Por importación de drogas quedaron libres de culpa. Para el capitán y su ayudante dictó 18 meses de prisión incondicional y para Ríos que tenía la droga pero que el juez no creyó su historia, se le impuso una sentencia de 24 meses, de los cuales 12 meses son condicionales y 2 años de prueba, es decir, debe permanecer preso durante 18 meses.

La sentencia significa que probablemente deban cumplir las 2/3 partes en prisión y por buena conducta saldrían pero deportados. Pero el ministro de justicia puede decidir de dejarlos libres antes pero con la salvedad de que no pueden entrar más.

Comentarios

Comentarios