dr. Ryçond Santos do Nascimento: Marcha por la democracia

Bajo la influencia de los pensadores de la Ilustración y los revolucionarios estadounidenses y franceses, ahora respaldamos la idea de que solo el pueblo puede ser la fuente de la autoridad gubernamental legítima. Esto significa, en primer lugar, que el pueblo es la fuente de la autoridad política. En otras palabras, el pueblo tiene el poder exclusivo para crear 666el orden legal. En este contexto, estamos convencidos de que la constitución constituye la ley por la cual el pueblo crea el Estado. En base a esto, el gobierno solo está autorizado a actuar si existe una base para ese acto en la constitución.

El pensamiento de la Ilustración va unos pasos más allá. Después de todo, no es suficiente que el gobierno esté sujeto a la constitución dada por el pueblo; el pueblo también debe tener una voz decisiva en la forma en que se ejerce la autoridad del gobierno. Esto significa que las leyes deben contar con la aprobación del pueblo, que autoridad se ejerce dentro del marco de las leyes aprobadas por el pueblo y que la política del gobierno puede contar con en el consentimiento del pueblo. Vemos estas ideas reflejadas en el famoso análisis de James Madison, en Federalist No. 39 (uno de los Padres Fundadores de los Estados Unidos).

Es notable que James Madison considere importante la legitimidad basada en la constitución y en las elecciones, pero no la considera suficiente. Después de todo, también exige que las personas con autoridad y representantes disfruten de la confianza de las personas (durante el placer) durante su mandato.

Estas ideas de Ilustración han encontrado su camino en nuestro orden legal contemporáneo. Un estado que se respeta a sí mismo ya no puede prescindir de una constitución (escrita) que garantice una forma democrática de gobierno y por eso (1) le da al pueblo el control sobre la creación de leyes y (2) da al pueblo el control sobre el gobierno. Esto implica que en esas constituciones los parlamentos se establecen como cuerpos que representan a los ciudadanos. Después de todo, en una democracia el pueblo gobierna. Estos cuerpos representativos son (co) legisladores y controladores del gobierno.

Aunque los cuerpos representativos son importantes para la realización de la democracia, no son suficientes. Después de todo, el derecho al voto debe extenderse a toda la comunidad, sujeto a excepciones justificadas, como la lealtad (nacionalidad), el interés (residencia) y la madurez (edad). En una democracia moderna, la exclusión de la voz de las mujeres, los menos acomodados o los menos educados está completamente fuera de discusión: todos deberían, en principio, poder participar en el proceso democrático. Sujeto a estas excepciones, todos deberían, en principio, poder elegir a su representante y presentarse a la elección para representar al pueblo.

Este sistema de representación y elección significa que las promesas electorales, los programas de los partidos y los ideales de los partidos que forman la base para obtener los votos individuales de los ciudadanos deben tomarse en serio. No puede ser que los políticos ignoren completamente estas promesas después de las elecciones. Después de todo, esto conduce al fraude electoral, con el cual el apoyo del pueblo a estos políticos no está bien formado o se debe considerar que no está presente en absoluto. Esto no significa que mantener las promesas hechas haga imposible que se haya formas de compromiso entre los diferentes partidos políticos, pero que al menos se puede plantear un gran signo de interrogación cuando se ignoran las promesas fundamentales de los partidos por el oportunismo puramente político. En tal caso, ¿se puede mantener con buena decencia que esos acuerdos son una traducción del interés público? Después de todo: “Cosa prometida es medio debida; y debida enteramente si quien promete no miente.” Y esa culpa difícilmente puede ser mayor ahora que el ciudadano, a través de su derecho al voto, confía su visión de la sociedad al sentido de responsabilidad y el compromiso de las autoridades. El parlamento y el gobierno conservan su legitimidad democrática solo mientras puedan contar con la confianza de la mayoría del electorado.

Entonces, la pregunta es ¿qué debería o podría suceder si parece que el apoyo del pueblo ha caducado? Nuestro sistema parlamentario tiene varios medios que apelan a la conciencia de las autoridades, por lo que debe sacar sus propias conclusiones y poner a su disposición su posición. El primer medio es, por supuesto, la moción de censura. Cuando el parlamento adopta tal moción, se aclara al ministro en cuestión que ya no puede contar con el apoyo de una mayoría en el parlamento (que representa a todo el pueblo). Tal ministro carece de una base democrática para poder continuar funcionando. El principio de competencia popular que exige la autorización del Parlamento para la Ley de presupuestos también es un medio que puede usarse para forzar a un ministro a renunciar. Al hacerlo, el Parlamento demuestra que no está de acuerdo con la política seguida por un ministro en particular.

Sin embargo, en una sociedad democrática moderna, no debe faltar otro elemento importante además de tener un cuerpo representativo junto con la realización del derecho al voto: la gente no solo debe poder hacer oír su voz periódicamente (cada cuatro años) durante las elecciones, sino también durante toda la sesión legislativa parlamentaria (el período de tiempo en que una legislatura es convocada). Con este fin, se debe posibilitar una sociedad civil por medio de la generosa concesión de libertades políticas, a saber, la libertad de expresión, la libertad de asociación y la libertad de reunión pacífica. Una manifestación o marcha es el ejercicio publico de la libertad de reunión pacífica y la exhibición pública de la opinión de ciudadanos. Por eso las manifestaciones son una expresión legal de la política convencional y una consecuencia directa de la democracia. Después de todo, en una democracia en la que las autoridades derivan su autoridad de todos los ciudadanos, es necesario que la sociedad tenga los medios para expresar sus sentimientos y opiniones.

La libertad de expresión, el derecho de asociación y el derecho de reunión pacífica son medios para hacer posible una sociedad deliberativa, o una sociedad en la que la toma de decisiones políticas se logra a través de un diálogo en el que participa toda la comunidad. Después de todo, la libertad de expresión garantiza que el ciudadano puede expresar sus pensamientos y sentimientos (sin censura previa) mediante el uso de un medio de comunicación como el periódico, Internet o la radio. El derecho de asociación y el derecho de reunión y el derecho de manifestación garantizan que los ciudadanos tengan la libertad de intercambiar opiniones y de expresar sentimientos y opiniones compartidos. El derecho de reunión pacífica en particular permite al ciudadano criticar colectivamente las acciones del gobierno por medio de protestas o manifestaciones. La libertad de manifestación brinda a todos ciudadanos la oportunidad de expresar su opinión, especialmente a quienes no pueden hacer uso de la imprenta u otros medios de comunicación. ¡Es por eso que el derecho de reunión pacífica es el derecho de expresión más democrático!

De conformidad con el artículo 11 de la Convención Europea de Derechos Humanos, una convención que también se aplica a Aruba, el ejercicio de la libertad de manifestación puede en principio estar vinculado a una licencia, permiso previo o notificación cuando se celebre una reunión o una manifestación se lleva a cabo en un lugar público. Sin embargo, tal procedimiento solo puede tener el objetivo de permitir que las autoridades tomen medidas oportunas para garantizar que todo funcione sin problemas. La concesión de un permiso no puede depender del contenido del evento.

En resumen, al hacer uso de las libertades políticas, el pueblo puede dejar claro a las autoridades que, por ejemplo, ya no pueden contar con la mayoría del electorado. Al utilizar estas libertades, las personas pueden incluso exigir que las autoridades den sus cargos o celebren nuevas elecciones. Cuando las autoridades de una sociedad democrática no responden a este tipo de llamadas, se pierde la legitimidad de estos gobernantes. Después de todo, al negar la voluntad de la mayoría niegan la base democrática de sus propias acciones. En otras palabras, cuando los ciudadanos están insatisfechos o sienten que las promesas hechas no se cumplen, ¡la Voz de del Pueblo debe resonar!

Ryçond Santos do Nascimento

Un ciudadano.

Comentarios

Comentarios