Fiscal: Persecución contra Marko Espinoza no tiene base

Fue la tarde del jueves 7 de diciembre del 2017, apenas algunas semanas después que el Gabinete Wever-Croes asumió el poder, que un detective, por orden del Fiscal del Ministerio Publico, detuvo a nuestro colega Marko Espinoza; quien hasta hace unos meses antes laboraba en el Departamento de Prensa del Gabinete Mike Eman II. El nuevo gobierno lo acuso de robo de equipo y computadores de trabajo. En la noche fue encarcelado y trasladado a la Estación de Policía de San Nicolas. El viernes pasado, la Justicia le informó que ya no seria perseguido mas en este caso porque las pruebas presentadas por el gobierno no son suficientes.

Con esto, el Ministerio Publico le pone fin a la persecución política de parte del gobierno al mando. Probablemente el gobierno pensó en la repercusión política que su acto tiene como consecuencia para el nombre de Aruba y del Reino Holandés, frente al mundo; ¡ya que se le informó a la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) sobre este acto vergonzoso!

El caso se abrió a causa de la denuncia hecha por el Gabinete Wever-Croes por la ausencia de computadoras y equipos para trabajar. Es obvio que el MEP no tenia conocimiento de que equipo existía o faltaba. Henry Baarh recibió una lista de todo lo que se transfirió y se fue con él, personalmente, a la oficina donde todo de la oficina de gobierno estaba guardado bajo llave. Arleen Oduber introdujo la falsa denuncia contra Marko Espinoza utilizando a un venezolano ilegal, quien declaró a la Policía, y aparece en el informe, que un coordinador del Ministro Otmar Oduber (que también es agente policial) le dijo que declaraba contra Marko Espinoza, el Ministro Oduber le tramitaría su permiso de estadía y un trabajo. Se detuvo a Marko Espinoza por seis largos días y después se le dejo en libertad, entregándole todo su equipo.

El agente policial Alex Wernet, ahora es chofer del ministro Otmar Oduber. Wernet aparece en el informe de este caso, ofreciendo al único testigo, un venezolano ilegal, que, si declaraba contra Espinoza, su ministro le tramitaría su estadía legal y un permiso de trabajo. ¿Es normal que un policía, juramentado, pueda ofrecerle a un testigo algo semejante? ¿El Departamento Nacional de Detectives dejara este hecho impune?

De igual forma se tuvo que contratar a un abogado para que obtuviera su libertad, debido a su encarcelación. Todo eso sin contar, los días que no pudo trabajar, la persecución que continuó de parte del gobierno y sus coordinadores que lo difamaron repetidamente a través de los medios sociales. Los propios ministros informaron y aseguraron que tenían muchas pruebas y que Espinoza habría llevado el equipo a su casa, etc. Todo eso se desplomó cuando el Fiscal T. Akkerman se dio cuenta que en Aruba los políticos juegan estas tretas para agravar a sus contrincantes.

Arleen Oduber, coordinadora de la Ministra Presidente Evelyn Wever, fue quien hizo la denuncia falsa a la Policía contra Marko Espinoza. Para esto contó con la cooperación de quien en ese entonces era la Comisario Trudy Hassell, para este juego penal. Ahora es Oduber quien está involucrada en un fraude por las balas de la Policía, en el cual medio millón de Florines fueron destinados a una compañía que hasta hoy no ha entregado la mercancía. ¿Que pasara con ella por haber entregado una denuncia falsa?

Pero, aunque para Marko Espinoza esto es un alivio, el Fiscal archivo el caso en su contra, ahora se procede con un caso civil. Puede ser que, de verdad la Justicia se dio cuenta que este caso fue fabricado, o que en el informe el único testigo esta comprometido con el ministro Otmar Oduber y su coordinador de apellido Wernet. Ahora la defensa de Marko Espinoza debe evaluar el daño material e inmaterial que sufrió por la persecución política, para cuantificar está en una demanda.

Siendo un miembro de Asociación Holandesa de Periodistas (NVJ), se les informara también sobre el ‘modus operandi’ del Gobierno de Aruba para perseguir a periodista en su afán por silenciar la libertad de expresión, o para tomar venganza debido al color de preferencia política. Cualquier persona no se imaginaría que en el Reino Holandés se puede encarcelar a una miembro de la prensa por seis días en una celda y después mandar a decirle que ya no será perseguido legalmente porque no hay pruebas en su contra.

Ahí se muestra la presión del Gobierno (léase Evelyn Wever) junto a, o con la bendición del ministro Andin Bikker, ¡manipula al Ministerio Publico para hacer este tipo de maniobras que los deja en evidencia!

Comentarios

Comentarios