Manejo de Warda Nos Costa es un caos

La situación de ilegales detenidos en la sede de Warda Nos Costa, cerca del aeropuerto, sigue causando problemas para el país. Los casi 40 ilegales detenidos allí, de los cuales algunos son criminales que cumplieron años de condena en KIA, representan solo problemas y gastos para Aruba.

Durante las últimas semanas, en varias ocasiones, los ilegales huyeron de la sede; la última fue el miércoles en la tarde. La huida de ese día obligó al aeropuerto a clausura la pista, ya que se temía que el ilegal que huyó hubiese ingresado al terreno del aeropuerto. Era imposible dejar la pista en operación, mientras la policía se movilizaba en búsqueda de esta persona.

Por casi una hora la pista permaneció cerrada, lo que causó un retraso pequeño para el vuelo de KLM que debía despegar. Todo esto conlleva gastos, pero a la vez, afecta la reputación de Aruba y hasta puede generar una degradación para el aeropuerto de Aruba, en lo que respecta su seguridad y cumplimiento de los estandartes internacionales de seguridad.

La situación en la sede de Warda Nos Costa es una de mucha tensión. No se puede concluir otra cosa, ya que allí, en más de una ocasión, se tuvo que solicitar el refuerzo de la Policial cuando los ilegales se alzan. El personal de CEA (Cuerpo Especial Aruba) no porta armas, ya que son simplemente personas que cuidad a estas persona o edificios públicos.

Mientras 24ora.com realizaba una transmisión en la sede, se pudo escuchar los gritos de los detenidos. La gravedad es que, entre las 40 personas detenidas allí, hay no solamente quienes han permanecido en la isla de forma ilegal, pero también ex presidiarios que cometieron delitos de seriedad en Aruba y culminaron su condena, pero no hay como enviarlos de vuelta a su país.

Esta mezcla de detenidos, en un lugar donde son custodiados por el personal de Warda Nos Costa, no es el escenario más seguro. Ese es el motivo por el cual se debe pedir refuerzos policiales. El miércoles pasado, se despacharon a 8 patrullas policiales con la unidad canina y tomo mucho tiempo antes de que pudieran dominar la situación y regresar a los detenidos a sus celdas.

Además de los gastos de cuido para evitar que huyan, también están los gastos de alimentación y cuido médico. Deben proporcionarles comida tres veces al día a 40 detenidos que, en su mayoría, llevan ya 4 meses encarcelados. El gasto por cada detenido, al día, es de 250 Florines; esto representa un gasto de 10 mil Florines al día, sin contar el tiempo extra del personal de la Unidad Móvil estacionada allí para evitar más amotinamientos.

Con todo ese dinero, se pudo alquilar un avión privado para regresar a todos estos y otros ilegales que, así lo deseen, de regreso a Venezuela. Que esto no suceda, se debe al mal manejo del ministro encargado Andin Bikken y la jefa de Warda Nos Costa, Trudy Hassell.

Comentarios

Comentarios